viernes, 25 de enero de 2013

La carta de Yanina....

Se aproxima Febrero y vienen solos los recuerdos a mi mente del día en que nació Lorenzo (que el 15/02 cumple dos años ya)...que rápido pasó todo!!!.
Amé haber conocido a Lau y Panzas Arriba...fue ahí donde logré sacarme el miedo y focalizar mi energía en como desearía que fuese mi parto.
Ni bien me enteré que estaba embarazada, lo primero que dije es "yo no voy a parir"...jaja, es un callejón sin salida, fueron las palabras de Lau en alguna de las charlas.
Recuerdo que iba a las clases con algo de temor, porque todo se relacionaba con el momento del parto; algo imposible de superar para mí. Pero de a poco, y gracias a Panzas, logré sacarme ese miedo a la situación, que sí o si, iba a tener que pasar, y pude relajarme, y conectarme aún más con mi "Toto", al entender todo lo que él iba a tener que atravesar....y si una criaturita tan pequeña haría tanto por salir, como yo podría tener miedo?.
Les aseguro que día a día, noche a noche cerraba mis ojos, sentada como "indio" y con mi mano en la panza soñábamos juntos como sería el momento en que nos viéramos la cara....soñé un parto placentero, sin dolor, y con felicidad. Crean en el poder de la mente, porque les juro que sucede.
Entraba en la semana 41 y mi obstetra (grosas si las hay) me decía "no entiendo como no nació...ahí esta su cabecita...bien encajado eh". Era 14/02 y me dio 24 hs para qué comenzara solo y de forma natural el trabajo de parto...sino el 16 me internarían para una inducción. Noooo eso no era lo que yo proyectaba....así qué le hablé a Lorenzo para que nos concentráramos y lo hiciéramos juntos. Él me escuchó. Ese mismo 14 por la tarde comencé a sentir que mi panza se ponía dura por un minuto, y luego relajaba...así estuve 3 horas y se me paso. "Es tu ansiedad, relaja", eran las palabras de mi marido. "Como si fuera tan fácil", pensaba por dentro.
Cenamos, y nos fuimos a dormir. Dormir es una manera de decir. Yo no podía, me sentía rara. Nuevamente sentía mi panza dura por momentos, pero jamás un dolor. Llegada la madrugada comencé a sentir dolor de ovarios (ni más ni menos que eso), y por fin me quede dormida. Entre sueño y sueño sentía esos dolores que coincidían con mi panza dura....y se iban. Yo no sentía dolor así que no tenía porque pensar en nada raro. Logré sentarme para controlar cada cuando eran estos dolores, y eran cada 3 minutos. Entendí ahí que lo que sentía podían ser las famosas "contracciones", pero ¿cómo, no era que dolían?. "Hay mujeres que nunca se enteran que tuvieron contracciones" habia dicho Lau.
Me daba vergüenza llamar a mi partera a las 5 am por algo que no estaba segura, no tenía dolor de nada!!!!!. Fui a hacer pis, y vi un poquitito de sangre, entonces decidí llamarla. Le explique tal cual, sin exagerar nada, y remarcándole que NO SENTÍA DOLOR y que no estaba segura de que fueran contracciones. "En una hora nos vemos en la guardia de la Trinidad de Palermo", me dijo.
Me bañé, agarré el bolsito (preparado hacia varias semanas ya), y nos fuimos.
-Cómo te sentís? Qué sentís?, me decía mi marido.
-Bien, sólo la panza dura por momentos, no se.
-Vas a ver que nos hacen volver, es una falsa alarma (me parece que el también estaba asustado jaja).
Llego Micaela, me revisó, y me dijo "nos vamos a quedar eh, tenes 6 de dilatación". Aaaahhhhh!!!!!!!! Llegó el momento!!!!
Mientras mi marido se encargaba de tema "papeles", mi partera no me dejaba sola ni un segundo, y me explicaba paso a paso que me haría y que vendría. Luego de un tiempo de haberme colocado el suero me dijo "voy a romper la bolsa". Jamás sentí nada, en absoluto (aclaración importante: soy la persona más impresionable del mundo, que siente miedo de sacarse sangre).
Después de unos minutos de haberme roto la bolsa, recién ahí puedo decirles que me morí del dolor. Pero el dolor sólo duró una hora y nos fuimos a sala de parto. Ahí llego "Dios" que me puso la anestesia, y todo fue placer y felicidad. Si bien sentía las contracciones, me di cuenta que estaba disfrutando mi parto. Solo recuerdo que estaba feliz!!!
Lorenzo costó unos cuantos (muchos) pujos...nació por parto natural, con 3,52kg., y 52 cm. Grandote!
Fue la experiencia más maravillosa, pura y hermosa que me tocó vivir en estos 26 años.
Mi parto fue tal cual lo soñé y proyecté.


Gracias Lau por Panzas Arriba, gracias por tus cálidas palabras, por tantas explicaciones, y por ser tan tan humana. Gracias por tu amor, pasión y dedicación...eso le llega al otro!
Nos vemos en el próximo embarazo ;)

Demas esta decir que esta carta lleno de purpurinas mi alma. Gracias Yani por la valentia, el coraje y la CONSCIENCIA de ser MADRE......

No hay comentarios:

Publicar un comentario