martes, 25 de febrero de 2014

La maternidad sin mascaras


Ser madre está inscripto en la anatomía de cada mujer. No tenemos un cuerpo, somos nuestro cuerpo. Desde el primer día de gestación podemos escuchar de que nos habla con cada cambio, con las mínimas transformaciones a nivel físico, espiritual y emocional. Al albergar hijos en las entrañas, las mujeres somos dueñas de muchas claves que escucharíamos con claridad con solo abrir un poco la oreja  del alma. Debemos escuchar nuestras propias voces, darles autoridad frente a los prejuicios y dictámenes de la ciencia, la psicología y, a veces, aun en contra. Es preciso retornar a la naturaleza salvaje, al poderoso instinto de amor materno.
 (Maria Jose Eyras. “La  maternidad sin mascaras”)

No hay comentarios:

Publicar un comentario