jueves, 22 de enero de 2015

..."Considero que podemos ampliar y profundizar la conciencia, hacer contacto y comunicarnos con el bebe que nada en las aguas amnióticas y volvernos mas receptivos para encontrarnos con la mirada antigua de los recién nacidos que reflejan una humanidad posible desde su desprejuicio y su necesidad de amor.
Cuando un bebe es recibido con profundo respeto por su existencia y es escuchado con amor, devuelve tempranamente su individualidad y nos asombra con su capacidad de aprendizaje, sus preguntas y su mirada nueva sobre la realidad que habitamos." (Laura Lerner)

No hay comentarios:

Publicar un comentario