jueves, 27 de junio de 2013

El núcleo infantil


Un niño está formado para pensar, amar, desear y vivir en la inmediata proximidad de su familia (madre/padres/hermanos y a veces tíos/as, abuelos/as).

Su primer movimiento es unirse a los miembros de su familia, hablando la lengua materna, amando a quienes lo cuidan, aprendiendo a desear y a conocer sus primeras satisfacciones sensuales en el marco familiar. Y así crece, come, duerme y vive entre los suyos.
 

Si este núcleo es acompañado por unos padres maduros, el niño/a podrá algún día emerger de la familia y asumir su lugar en el mundo. Como habla en su lengua materna, será capaz también de aprender otras lenguas extranjeras. Como ha vivido una relación de amor compartido con sus padres, será igualmente capaz de amar a una persona externa del clan. Como le han provisto de unas solidas raíces, de un territorio de base, podrá explorar la totalidad del mundo. Como ya habrá formado su deseo erótico y creativo en el seno de la célula familiar podrá desear a una persona ajena, crear obras, objetos y estructuras independientes al clan.
 
Alejandro Jodorowsky
Metagenealogia

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario